domingo, 18 de diciembre de 2011

Mi debilidad es instaurarme en algo
y me muerde este talón Aquilesado
que se muestra cerúleo y palpitante.
Mi debilidad es un blasón aderezado
en esta frente de palomas que aletea,
confusa  y profusamente generosa.
Mi debilidad es un lápiz azabache,
un sí con el propósito de rubricarme
y acariciar cada cisura en la que brotan flores,
un sí en los labios y en la lengua,
un sí en las manos y en las piernas,
un lábaro que me sirve de frazada
cada amanecer mientras espero tu regreso.

domingo, 11 de diciembre de 2011


Recreo la manera de amar(me),
me observo
y observo todo y cuanto me rodea,
soy el anticristo de las emociones,
el amen de mis labios laicos,
el credo
del todo anda medio bien
o medio lleno,
como la luna que no alumbra, no!
aparenta,
una apariencia plena
que no esconde nada,
se desviste
y se embriaga de las noches
sin borrar sus huellas.

jueves, 8 de diciembre de 2011

  
Me arrumbo hacia el abrazo
con un sagaz chasquido
en los índices del aire.
Mis pasos boquiabiertos se contienen,
volteo mi rostro
y logro cruzar mis labios
en la trayectoria de los suyos,
lo intuyo, cierro los ojos,
el viento es de metal bruñido
y serpentea un tímpano despierto
que solo cree en la cadencia de un murmullo,
un bisbiseo sin espacio
entre las comisuras de unas bocas que se muerden.

martes, 29 de noviembre de 2011


Hacer una revolución de los amaneceres y las lunas,
cambiarlo todo,
quitarse la camisa y empezar de cinco.
Sencillamente hay que saber o que querer,
como desabrocharse el cuerpo y acordarse del frio,
desencajar los maxilares y sufrir el hambre,
zozobrar hasta salir a flote con la sal
y encharcarse los tobillos,...
y en la brisa..., un olor a aliento
que esconde el miedo en un resuello,
porque la hermosura
es una palabra fácil y a destiempo

viernes, 18 de noviembre de 2011

POEMAS DESDE EL METRO

Recíprocos,
por llamarle de algún modo
a lo que un día tuvo nombre,
a la marea,
a todo lo que se respira y se derrite,
al verbo,
al que no dejo de engullir
y se transforma en palabra.
Aquí me excluyo
y me solazo
con la misma propiedad
de no estar nunca zincelada,
aunque el jade
sea un lustre de mi piel de agua,
porque solo es un reflejo,
engaña.

domingo, 13 de noviembre de 2011

Y ver el sol candente volverse un espejismo rojo
con un cendal de púrpura espolvoreado a lo largo y ancho
de un horizonte que se pierde y se desangra entre un paisaje agreste
que recibe la visita de los ojos incrédulos y los sentidos sorprendidos.
Anochece sin piedad y sin consentimiento,
cae suavemente la cuchilla de una guillotina espesa y casi negra.

lunes, 7 de noviembre de 2011

Solo para mis ojos,
un poquito de ternura,
y llueve…
un azul gozoso para los asedios
y un viento frondoso
asgando la hojarasca entre sus belfos
farfulla palabritas de arándano.

Se otoña el simulacro de los días cortos
y me gusta deshojarme en los escaparates
con el pañuelo que se vuelve trémulo
y se aferra a una garganta que se atilda.

Permanezco erguida en cada paso
empeñada en referir las escaleras
que a diario me devuelven a la calle,
cada uno de los baldaquines me saluda
y llueve…

domingo, 6 de noviembre de 2011


Empezar a ser persona depende,
¿De que depende? ¿De una nómina?
¿Anémona con una cuenta y 20 dígitos,
y el privilegio que se vuelve verde
mientras el púrpura se oculta?
Un crepúsculo de los anocheceres del insomnio;
Y del que auguro un sin final de tanto oscurecer
en tantas bocas,
que me solazo en el despunte más entero.

martes, 1 de noviembre de 2011


El gato,
relamía su patita pétrea
y residía manso entre esa delgadez de bicho flaco y la locura.
Cohabitante de las garrapatas con las que desagradarse
se servía de su propia raspa de alimento,
casi ciego y casi renco
el gato,
paseaba por la sombra de la luna
y esperaba de sus siete vidas,
una.

domingo, 30 de octubre de 2011

Mecenas de mis conspicuos instantes,
los instantes de la piel,
la piel que habla y ya no calla
porque tiene una visión,
una adepta que me asombra
en cada estremecida madrugada.

Ella, desprendida de sus luces,
dadivosa al regalarme en un cerrar de ojos
el abrazo, el beso, el roce de un gemido
que deja de ser eco y vuelve.
Me persiguen los momentos
Jugamos a las escondidas y les dejo,
me encuentran, los encuentro
y las miradas se tornan asombros
estudiando un nuevo movimiento,
acompasado.
Yacemos en el antecedente,
somos esta minuciosa imperfección
de polvo que se agita,
que se hace una amalgama en el tamiz del tiempo,
nos contrae, nos dilata,
hace un émbolo en el aire retorcido
y nos confiere un solo instante sempiterno.

jueves, 27 de octubre de 2011

Me despedí de los faroles, sus jactancias,
de su escafandra relucida,
de baldear alientos para conmover
y anduve el día con mis ojos de cerrar los porticones
y presumí de noche defenestrada en las mirillas.

miércoles, 26 de octubre de 2011


Desemboco entre la sabana y el frio
y un bocado que a traición me vilipendia,
se lanza,
y se vacía por las extensiones
de mi sueño derramado.

Por este acalambrado cuerpo
se mulle este colchón del no recuerdo,
se duerme y me despista, me duerme,
entumecida y con poco, que muy poco juicio.

martes, 25 de octubre de 2011

Mirarme en el espejo con el disimulo
de no saber si me habré visto antes,
¿y si habré cruzado algún atisbo emoliente , entrometido?
para cerciorarme de que si que existo,
y de que si me he visto si me acuerdo,
porque no soy una alucinación encarcelada en un cristal cromado.

lunes, 24 de octubre de 2011

Un martilleo laxo pero audaz
persigue cada paso salpicado por el suelo.
Suplican las canillas humeantes,
 se humedecen las costuras de este pantalón deshilachado
y mientras, llueve recíprocamente
entre la alcantarilla que desborda
y mi cabeza.

domingo, 23 de octubre de 2011

La calle se ha llenado de perfume a tierra y a amarillo,
he sacudido las esteras de laureles de mis pies
y he puesto en el aviento de mis ventanales
una crin cardada y malherida en un costado por la luna,
apuñalada, en un descuido de la noche o de sus nubes,
embriagadas por la lluvia hermosamente estoica,
ronca y aliviada por este perfume a tierra y a amarillo.

sábado, 22 de octubre de 2011


Un pequeño cernedor de las pasiones
me libaba la sonrisa
y entumecía cada pómulo, mi pómulo,
con una aventajada y sonrojada prominencia.
Quería gritar con cada extremidad improvisada,
mis no manos
y resonar al no silencio
con palabras mudas ilustradas con el cuerpo,
proscritas del lenguaje
consumadas en las intenciones,
en el haz de los ingenios;
un embrujo en el contexto que me da la calma.

miércoles, 19 de octubre de 2011


Y resulta que no ver el sol me agrada.
No mermar los ojos
para reparar que hay luz en lo más negro,
me sorprende,
porque estoy sentada
y veo más allá de mis pestañas,
de mi rímel azabache
sin sombra y sin paraguas.
Tengo un marcapasos que me da las horas.

viernes, 14 de octubre de 2011

Reconozco en el paisaje de tus labios, un páramo de siete soles.
Tus labios…
asgan delicadamente las cinéticas molduras de sus letras
que amanecen en la llaneza de su apetencia,
sin alejarse demasiado,
agitantes como fárfaras de arroz
que se revuelven en el soplo cálido que intenta retenerlas.

jueves, 13 de octubre de 2011

En el camino hacia tu rostro
encuentro un brote de solemnidad hasta tu cuerpo,
el mismo que me nombra libre
y yo auguro como un largo despertar
en la avenida relucida hacia tus manos.
Una fiel continuidad del eco que tapiza nuestra piel
en el matiz perenne de lo que se piensa eterno,
aunque no pretenda el serlo
impulsando una inquietud desaforada
en el deseo de cortar un simple tallo cincelado
en cada albor que alcanzan los pequeños parpadeos,
los detalles,
la nadería del gozo.
Y perderse,
en el Desgajo de los pétalos de luz
y confesarse en unos ojos deslumbrados,
la distancia se estremece, asfixia sus posibles ocurrencias
en el desatino de sentirse ajena a nuestro celo.
Aliento mi pecado entre tus labios
y me inicio en este amanecer que me desdobla
apaciguando cada curva de una espalda manifiesta,
el abrazo de un lamento que se ha vuelto acorde
sincopado en cada onda que me arrastra sin remedio.

miércoles, 12 de octubre de 2011

En cada eslabón de mi cadena
existe una distancia que no se compromete,
puede deslizarse y derribarse sobre el piso,
puede creerse lluvia de serpientes
y morder el polvo con el corrosivo curso del veneno.
En cada eslabón se pueden escribir palabras sin sentido,
que en mi oído,  son susurros
o pequeñas muestras de lo poco que comprendo,
reseñas de este vademécum que destierro o simplemente aparto.
No necesito lecciones de perseverancia ni de verbos,
no necesito lunas ni morriñas que me extrañen,
que me piensen,
que me tengan presa en una cajita de grillos,
ahora asumo la caricia de mi mano
y converso con la otra.

lunes, 10 de octubre de 2011

39+1 Felicidades Mafi!

Escribir en ese pecho alborotado
firmando con latidos,
mordisqueando cada pulso con los labios
y ver que no se nace, se renace.

Se encandilan los rumores y los años,
se manejan,
con el debido atrevimiento
y sin el idéntico respeto
de un dueto a media luz sin gas y sin orquesta,
un éxodo del miedo.

sábado, 8 de octubre de 2011

He visto una lágrima tan tan de cerca que me ha dicho hasta su nombre,
privilegios de la madurez…

viernes, 7 de octubre de 2011

Enloqueció la luna por mirarse en el dechado,
por entintarse de sonrisa y de lucero
enluciéndose en la cerrazón.
Maquilló su desolación con nebulosas;
y embebida de reflejo
se amortajó en una copa;
un solo trago de silencio…
y quedó un pequeño añico del destello.

martes, 4 de octubre de 2011

Creo en el devengo y en la inercia
de mi propio hueste de fisonomías,
un rostro para cada prenda o vestidura,
el  gesto dadivoso y dádiva de cada poco
que resulta una magnánima proeza.

domingo, 2 de octubre de 2011

La reflexión me lleva al paradigma de mi propio ejemplo
para nunca redundarme en nada
y no creer que cada día hago lo mismo,
no es una rutina
es un aprendizaje que mientras aguante la memoria es útil
o simplemente entretenido,
un álbum que miro sin anhelos
con curiosidad y sin preguntas.
Las expectativas matan o maltratan a los sueños,
no hay tatuajes en la piel,
solo una avidez elucubrada de mi misma,
un renacimiento en cada despertar
y un reinventarme cada día sin creerme demasiado lo aprendido.

jueves, 29 de septiembre de 2011

Sentirte y ser de miel,
hacerte mi melaza y mi aguadulce
y solo porque creo y se tan cierto
que hoy sueño sin soñar
y me amanece mientras duermo.

miércoles, 28 de septiembre de 2011

Tentarse en el instante y aprender que aquel momento
era un relámpago,
un brote de frescura a bocajarro
empatizando con la piel.

"Estos brazos no duelen, solo aprietan
y no pretenden hacer ni deshacer desde sus manos
ninguna estratagema,
solo un lenguaje de mudos,
para manos, para brazos, para piernas, para labios…"

martes, 27 de septiembre de 2011

Rechinan las bisagras en la jaula de los grillos,
el viento no concluye en los barrotes
y golpea su dureza contra el hierro.
Los grillos no se agitan y frotan su angostura
o su destreza innata
en el camino de la maestría.
El soplo se rinde y se marcha.

lunes, 26 de septiembre de 2011

Me acurruqué bajo el calor del párpado,
de un par de parpados o remos avizores
y me dormí enfilando un todo en blanco concurrido,
un éxodo sin más declive ni pasaje al que mostrarse.

domingo, 25 de septiembre de 2011

Mordisquear  el aire en busca de palabras
y ver como se esfuman o simplemente no existen, no hay ganas.
Son el protocolo que se torna vacuo,
que se entorna tras los ojos
y se muestra introvertidamente deprimido,
como este sentimiento universal que creo que merezco.

sábado, 24 de septiembre de 2011

La fiebre es la insolencia de un rumor
o un chismoteo impropio,
grosera y evidentemente sorda,
mi sombra es blanca o un intento vacilante
y mi sien, un corazón destituido.

miércoles, 21 de septiembre de 2011

Escribo en el dintel del albedrio
un pequeño roce de sarcasmo,
una palabra
que se reseña con bilis o almíbar
y se viste de plegaria o aleluya,
indiferentemente, igualitariamente,
prostituta en el burdel del abecé.
Nada es creíble
cuando se escucha solo con dos ojos.

martes, 20 de septiembre de 2011


Se hacían nidos con la piel de estambre
y los llenaban de virutas chispeantes
acorazando corazones en soflamas.

Su lecho era un jergón prendido de caminos,
de singladuras de unas manos incendiarias
hendiendo al hueso hasta la nausea
en la implosión rayana de artificios,
mudada en aluvión candente.

domingo, 18 de septiembre de 2011

Broto en este parpadeo o brisa que te nombra
y puedo ver y amar en una sola libación
y hacer de mi mayor locura lo mas cuerdo.

Esta unánime amalgama de filosofías
es querer como el desboque de un jamelgo trasnochado,
peinando el aire con su crin de lluvia alborotada.

sábado, 17 de septiembre de 2011

La carcajada...
vale como el único argumento;
y un desnudo…
el sublime tejido del cuerpo.

miércoles, 14 de septiembre de 2011

Turista de mis huellas,
viajera entre la calle luna y el exilio
inhumo las postales
de un lugar llamado incertidumbre.

lunes, 12 de septiembre de 2011

Me inclino en sospechar que tengo manos,
manos que se disfrazan de pies
y caminan con sondeos,
avanzan, reclaman
y les pregunto si tengo pies
que consoliden este atrevimiento
y me inclino en sospechar
que tengo unos que no se vencen
y que auguran unas botas remachadas.

domingo, 11 de septiembre de 2011

El miedo
nos torna vulnerables ante el mismísimo miedo,
nos paraliza, nos contrasta,
se infiltra en las arterias,
en la garganta, en la lengua de la garganta,
exprime el músculo, la razón, la sinrazón y el sacro,
estalla
y nos deja del revés,
expuestos.
Hay que sacudir los pies muy lentamente,
cauterizar y ser colateral en cada juicio
agarrando esta zozobra por las astas.

sábado, 10 de septiembre de 2011

Detrás de mí estoy yo,
respondo de mi extenso elenco de defectos
y puedo presumir de un largo etcétera
que abraza mi pequeño prisma.
Detrás de mí, siempre estoy yo,
me reconozco en el espejo de tu gesto
y a duras penas
puedo levantar un hilo de mi inabordable palabra.
Esta afonía no es innata ni es ambigua,
las ambigüedades sobrepasan cualquier intención
y dejan al desnudo su ponencia.

jueves, 8 de septiembre de 2011

Novicia en la perplejidad de los golpes
disimulo un cárdeno desliz,
sigo siendo la neófita de mi trastienda.
No volveré a tener más miedo de mi sombra,
me cobija y solo tengo una,
y aunque lejos me quede la facultad de ser árbol
puedo agradecer su lejanía, existe.
Ya no pintaré de sepia estos pasajes,
amarillean sin auxilio
y con su menudeo consecuente
se tornan cenicientos.

martes, 6 de septiembre de 2011

El hábito que enluzco
profesa en esta mácula que exige un precio,
se declama incorruptiblemente
en los apéndices partidos.
El  eterno “yo” del sin y con las prisas,
una confesión interminable urdida con perfumes
sobre un cendal  de hilo que ahora esconde un rostro
y desempeña  la perplejidad de un gesto en el sudario,
el rostro subrepticio de los días.

sábado, 3 de septiembre de 2011

Este sabor  frugal se simplifica tanto,
que apenas reconozco los sentidos
y se embrollan en la disensión.
Desmenuzo parte de la parte,
agoto los instintos que me desorientan
y me gozo, me desafían los aromas,
sibarita,
epicúrea de reminiscencias,
anegada en esta atmosfera salina
con olor a piel,
a sábana nodriza y alcahueta
que me asienta en cada roce sibilino.
En un solo segundo puedo dilatar el tiempo
y me recreo,
soy tus labios, soy mis besos,
soy tus manos, soy el trémulo apetito,
la codicia,
el silbido del silencio antagonista
templado y perentorio.

jueves, 1 de septiembre de 2011

El otoño de mis calendarios, nunca falla, por más que los abone,
los irrigue y agasaje, siempre se deshojan.

miércoles, 31 de agosto de 2011

Me he despertado enredada entre la telaraña de un suspiro,
no dejaba de tejer en el hilero de mi respiración,
tejía y tejía ante la atenta perplejidad de un ojo vuelto insecto.
El aliento era una canilla,
la mirada un propósito.
Se avecinaba un invierno tardío y rengo.

martes, 30 de agosto de 2011

EL FARO

Se desprendía  un haz de luz
por la remisa grieta
del cristal esmerilado
de mi torso.
Un diapasón
regulaba la cadencia tímida,
purpurea y  esplendente,
una estela para un solo parpadeo.

lunes, 29 de agosto de 2011

Se hizo una peineta con las raspas
y las pintó bruñendo un corte limpio de su vena,
venció el presagio de su objetividad
y se derramó en la alegoría del océano.

domingo, 28 de agosto de 2011


Hoy el cielo se desmorona por segundos,
la arquitectura de sus propósitos
se ha vuelto una argamasa
con intenciones de gris.

No llueve, medita,
no hay ropa tendida, desconfío,
la ventana es una intrusa
en el afán de ¿un cielo protector?
¿o de un importuno huésped que me desvela sin asenso?

Huele a pan, icono de la brisa
y atiendo mi curiosidad,
mi hambre por vivirme
en el vaivén que se perfila
en el retozo de unos labios
bosquejando un sueño.

sábado, 27 de agosto de 2011

Escribir sobre los sentimientos nos obliga a emparejarlos con palabras, a escupirlos y saborearlos, (según el caso). Siempre es bueno, siempre, no pueden revertirse sin dejar escuela, son emociones que disgregan pulsos en el pecho.
Cuando se les abre el plexo a nuestro lado más misántropo, acometen sin aviso, son felinamente no domesticables y nos dan la vida para bien, aunque a veces nos lastimen, son crisálidas, un verbo germinando en equilibrio entre el seno y la garganta.

viernes, 26 de agosto de 2011


“Basta que alguien me piense para ser un recuerdo”
Oliveiro Girondo

Una palabra,
formalizarla,
una rúbrica en los labios
de carmín cauterizado por el tiempo.
Un nombre,
pensado, meditado, masticado y engullido…;
Atragantado.

jueves, 25 de agosto de 2011

Azul con la intención de ser azul
o un fragmento índigo
en la pupila del ojo mentor,
llegar a persuadir lo que se ve
y lo que se intuye,
adentrarse en el misterio del océano
y abrirse un sueño,
regocijarme en cada bruma
que me catequice
y empezar un lienzo en negro,
empezar sin ínfulas,
sin más farándulas
que el propio albo de mis trazas.

miércoles, 24 de agosto de 2011

Escribir en el aire,
en el pecho del aire,
en la lengua del aire,
con las manos,
con mi pecho,
con mi lengua,
afónicamente y con descaro,
desgarrando la tinta de mis cuerdas,
exonerando todo el resto,
extremando lo insaciable,
exprimiendo cada gota de silencio
en un corpúsculo del todo.

lunes, 22 de agosto de 2011


Arde la mañana y tiembla el pulso,
agoniza el tránsito hacia alguna parte,
hacia algún lugar de una marchita contextura.
Un soliloquio de la brisa
se enmaraña entre un cabello que se encrespa,
exhausto de locura, desmadejado,
carente de belleza,
se eriza la piel y se humecta el rictus,
se quiebra la secuencia
y dentro del despojo hay vida,
una relatividad en equilibrio
tan cerca de lo inerte y la evidencia
que  acobarda a las palabras,
las sorprende.
Arde la mañana y tiembla el pulso de lo extinto.

domingo, 21 de agosto de 2011

El eco de los besos me mitiga la voz,
recurre a mi lengua, la venera, la diviniza
y se endiosa.
Flamea en lo insondable de mi boca
desmenuzando aromas incorruptos,
acrisolando los murmullos en los labios.
Juega a las escondidas y adivino
y me adivina una avidez liviana,
lasciva en el imperativo de sutilidad
que aceita un cuello dócil y preso
a voluntad de quien retiene una caricia.

sábado, 20 de agosto de 2011

La edad del sentimiento se acomete con la mente en blanco,
es un anillo que se cuenta con indultos y sorpresivas maestrías.
Inmaculado en su delicada consistencia
se amalgama con el baremo del tiempo,
es dependiente y se subyuga a las gargantas,
al plexo del pálpito embebido de rocío.

Nace, crece, se reproduce, y a veces,
consigue subsistir eternamente.  

viernes, 19 de agosto de 2011

Callé la lengua y pude,
percibir la sombra de y en las palabras,
la ambigüedad de y en un lecho mullido entre pavesas.
Leí del humo desprendido
y me fumé el aliento de los verbos,
todo de un todo para desconcertar de y en un nada
un rostro gris e imaginario dando giros,
apadrinando el aura
en argumento de y en un techado protector.

miércoles, 17 de agosto de 2011

Miércoles 17

Amilanaba la postura impía de mi propio impulso,
tan paradójico que requería un equilibrio
y fomentaba apologías del placer de ser y estar
con lo caduco sustraído,
con lo perenne tatuado,
con el propósito de mí y de mis anónimos silencios
infiriendo al recordar una sospecha;
Que los miedos ya dejaron de asomar
para mostrarse en cuerpo y sinfonía
y hermanarse con los gozos.

martes, 16 de agosto de 2011

Martes 16

El alcance de mis manos
es esta verdad que no me causa más desorden,
se complace inspirando y espirando
cualquier instinto que te inhale.
Siendo solo un soplo de aire comprimido
entre los apéndices palpitantes,
todo mi cuerpo se transforma en latido,
sacude el firme, hace temblar lo sólido,
lo relamido,
lo escuálido y macilento,
y el líquido se vuelve trémulo,
diseminando fruiciones
de un lóbulo que saca pecho.

lunes, 15 de agosto de 2011

Lunes 15

Me han contado que las piedras dejan huella,
una impronta yerta en las plantas del camino.
La sabiduría de los pies es un legado.

domingo, 14 de agosto de 2011

EL TITUBEO DE LAS SOMBRAS

Hoy me redimió la lluvia
organizando extremidades desdobladas,
y de mis manos transmigraron aves
atravesando el linde de la sensatez,
humildes sueños los de “sin palabras”.
Y tropezó la reverberación de aguamaniles
con el perfil de algunas gotas abstraídas,
brindando luz,(y mis pupilas depredando)
 averiguando en el preludio de la noche
algún desliz de claridad improvisada.

Rapaz en el lugar donde la luna es la tramoya
y el foco de atención al desatino,
se exoneró la tarde y la condena de los ciegos,
dando refulgencia al tuerto
y lenitivos a la vacilación de las sombras.

viernes, 12 de agosto de 2011

Jueves 11

Mirarme en el dechado y comprender
que todo es simple,
entusiasmarme con lo absurdo
y rematar al tiempo con agujas
se convierte en homicidio
¡y es un hecho tan desnudo!
que me rindo ante lo grácil
y la sutileza de un pequeño aliento.

lunes, 8 de agosto de 2011

Lunes 08

Amarillea el ocaso y yo me voy nutriendo de hojarasca,
se me hidrata el músculo inferior al pecho
y elaboro cátedras de alguna especie de estrategia.
Vuelvo a recaer en ese pensamiento insano pero necesario
para equiparar el viento del oeste y el del este,
se enmaraña el pelo y teje un velo tras los ojos,
se me antojan cientos de palabras
y me anidan en el mismo eje de un truncado paraíso,
un sazón con hueste que me da vigilias
y me agita el polvorín del todo llega.

domingo, 7 de agosto de 2011

BUENOS DÍAS Y BUENA SUERTE

escenario-
Abrir los ojos y dejarse emancipar por los bostezos
en el apego de unas sábanas calizas
conferidas a esta pasión introvertida de la piel.

reflexión-
Soy privilegiadamente ahora
y me disperso en la ceniza de otro día migratorio,
todo lo que pasa ya no existe
y todo lo que llega es invisible.

sábado, 6 de agosto de 2011

Viernes 05

Amenizada con la luz medrosa
puedo sentir en el silencio más silencio,
más espero y desencuentro en el reparo,
más censura que en el miedo y la desgana,
y en las pausas,
escudriño las fisuras
y todo se deslía con la sosa,
todo se amalgama con el tiempo,
y el alma, se desespera con lo inerte.

viernes, 5 de agosto de 2011

Jueves 04 PURIFICACIÓN

Hoy me acarició la realidad
y resbalé en la palma de su mano,
se disfrazó de embozo y disimulo,
de noche y de palabra.
¿Y qué me queda?
¿desfragmentar la piel a migas
y esconderlas?
¿llamarle oscuridad a las polillas?
averiguar donde las luces son cosecha.

jueves, 4 de agosto de 2011

Miércoles 03

El margen de aquel afluente era un huelgo de sutilidad,
albo, salinero y silenciosamente liso.
Escandalosamente un dulce recorrido
que ruborizaba a los temores más sensatos.
Un origen y un final a todos los los caminos.

miércoles, 3 de agosto de 2011

Martes 02 CIUDAD

Me destila el aire y el ahogo
de un lugar sin rostro que sublima.
Próxima a mis pies y a mis condenas,
cada vez se me hace más cercana
y la transpiro,
quizá por insistencia, quizá por empatía
y asomo mis ganas por la brecha que descuida su avidez,
no veo sombras ni respuestas,
dista de cualquier matiz, es incipiente
y no me deja más remedio que buscarle un nombre,
un nombre ajeno y sin memoria,
una identidad de baldaquines
que preserve cada paso que me nombra.

lunes, 1 de agosto de 2011

Regreso al lugar donde me vio merodear la madrugada,
donde las aguas eran la melaza de una lengua anémica y liviana,
y el beso, !que decir del beso que anestesiaba gargantas¡
un lugar inscrito en las bisagras del latido, abierto hasta el amanecer
auscultando el propósito del alma.

domingo, 31 de julio de 2011

La tormenta se crea como necesaria
a veces incluso como imperativa
y el alud intencionado
se acrisola en el asfalto,
hierve el agua,
el vapor encala nuestro rostro
y se dispersa,
ríe la mañana, ríe el verbo, ríen las palabras
y la mente descansa.

sábado, 30 de julio de 2011

El sol se va esgrimiendo entre las flores
en un intento o grito a la sospecha,
la de un calor carente de una voz.

Un tiento a ciegas de la luz que no se entrega,
que serpentea y a menudo no se siente,
se prostituye y se adultera por defecto y por efecto
de un perfecto pacto de embriaguez.

El corazón de un universo en controversia
que impele al mundo y lo sacude sin querer
por el prurito de llegar a ser lo más oculto.

martes, 26 de julio de 2011

No sé si estoy andando, si me muevo,
porque mis pies no osan ni el asomo,
sin embargo puedo oler la contextura del espacio antojadizo,
nómada y titiritero, desafiando a mis retinas y al mismísimo equilibrio,
a veces tan acróbata y dantesco que somete
y es entonces cuando curioseo con el rabillo que se rasga ingenuo
y hundo mis extremidades un poquito más
protegiendo unas rodillas descosidas,
anegadas en la mezcla del tesón y el desespero.

domingo, 24 de julio de 2011

El árbol desechaba sus hojas resurgidas,
se enardecía con el aura
y su dádiva le desposaba con la brisa,
una brisa,
que osaba despojar su vuelo entre las ramas.
Se alimentaba con la diseminación de la savia
y el horizonte menguaba y se creía sombra,
una pincelada de agua y tinta,
una orla confortada con el elixir crepuscular:
la madrugada
y un envite al juego de la luna,
reposada y vuelta fruto
en el punto reflexivo de su luz.

viernes, 22 de julio de 2011

Mis pupilas, se precipitaron en el punto de inflexión de un cosmos modulado,
visualicé el sentido de mi vida
en un instante interminable de la piel,
lo hice taxativo tras la lumbre
y asentí la travesía de los lirios,
un lábaro de púrpura espigado,
alacridad de un deseo que acantiló los verbos conquistando el sol de las entrañas.

jueves, 21 de julio de 2011

Sonámbula en un jardín de inviernos
acuno huellas bajo las cueros de unos pies
inmoderadamente desgastados.
Me arreglo con lo que requiero,
son mis sueños y mis noches concertadas,
así que discrimino los recuerdos por capricho
y los caminos por letargo,
son esclavos de mi derramada esencia,
incontenida por declamación de actos
y recibida con mis comedidos baluartes.

miércoles, 20 de julio de 2011

El guiño de la oscuridad
me da más piel de la que abrigo
y me solazo en una situación sin voz,
sin sur y sin testigos que me sigan.
Ya no hay ayer al que sonría,
ni una memoria, ni ambición que me reclame,
hay hoy y ahora
en la concordia de un papel sin firma.

martes, 19 de julio de 2011

Lunes 18

Tras la lente hay una percusión sin formas
vacía de cualquier designio,
baladí por apariencia y sexo
y tan sencillamente invicta de materia
que recata pleitesía en el nombre que la nombra.
Un pálpito que se desflora en prenda
para quien deshoje cada lóbulo del laberinto,
un fiel blasón de miel,
alegoría de apetitos sacros.

domingo, 17 de julio de 2011

Mis manos deconstruyen verbos en los labios
y juegan con la expiración y el aura,
se asoman en el plexo de un diván que no malicia en la memoria
y acarician en lo más profundo de este ego,
un vientre rosa, efugio del umbral de los milagros
que se armoniza en el vaivén de las mareas
y acuna al hemisferio de mi lado más humano.

viernes, 15 de julio de 2011

Jueves 14 LLUEVE

Se amilanaba la luna tras las enaguas de mi cielo almidonado
acicalando de rayo hasta los horizontes más dormidos.
Un cielo nodrizo por la cortesía de mis sueños vagos,
presuntamente claros, paradójicamente oscuros,
aleteos de pestañas deshilachando bagatelas
y jugando con el polvo que levantan.
Ciudad de fucilazo y de tormenta,
ciudad de contraluz sin tiempo
vociferando trazos  que salpican,
apaciguando manos que bosquejan sombras
tejiendo telarañas con el contraluz de la ventana.

jueves, 14 de julio de 2011

Desafiar al verbo amar
en la resurrección sin estar muerta,
me permite hablar,
pisar el mismo suelo que murmura
y que ahora extraña el peso de unos pies
porque no entiende de distancias.

martes, 12 de julio de 2011

Lacónica, como una lágrima en desahucio de su pena,
sola,
en la inercia de tener un mísero segundo en vanagloria
sin argumentar la ola que la reanima,
dejando tras su prematuro lance
una estela que la empeña
hacia el lugar donde la sal se nombra dulce.

lunes, 11 de julio de 2011

CIERRA LOS OJOS

Cierro este telón del sueño
que me abraza pródiga en su abrigo
y descoso carcajadas de mi risa floja y de mis ganas.
Me acomodo en el susurro del suspiro,
cauce jubiloso en miscelánea,
entre papel mojado
y un piélago zurcido con palabras,
las que te refrendo en la garganta y se deslizan,
las que no se acallan y presumen del resuello,
afanosamente,
acrisoladas en las lenguas,
cuando expían en la voz de los amantes.

domingo, 10 de julio de 2011

Domingo 10 VOLVER

Este corazón es el periplo de un latido eternizado,
el contrapunto de una piel que se embebió de labios
clavada en el vaivén de ser la musa del murmullo
entre el recíproco estandarte de las manos.
Volaticé mi espina e hice un trance del silencio,
el manantial de resonancias no extraviadas
cuando salpica el agua revertida en bruma
en la abundancia de un camal de rocas.
Y no persigo, me persigue la floresta del segundo,
pronunciando el bisbiseo del hogar del beso,
vuelto lluvia, vuelto tacto, vuelto aire,
en la ternura que me apresta ver que sigue amaneciendo.

martes, 28 de junio de 2011

Cualquier indicio de claridad,
es un simulacro
de amaneceres que se desarman
por  la comisura de unos ojos,
que solo por ser son luz.
Una onomatopeya del destello interno,
un grito que se irradia
y que amenaza  implosionar con poco,
abduciendo las oscuridades de lo fusco.

jueves, 16 de junio de 2011

NO TENEMOS LO QUE MERECEMOS

NO TENEMOS LO QUE MERECEMOS
No podemos ser la hostilidad del sinsentido,
no podemos  ser el nombre que se rasga
para atenuarse en diligencia vejatoria,
nos va la vida y aún así,
la vista ajena se hace ajena,
los ojos se han tornado del cristal del que no mira,
y el color no existe
y lo profano se hace escuela
de miserias que no son extrañas,
que se tornan ciénagas
en cada páramo maltrecho,
y es que el sol ya no amanece
tras el crepúsculo de párpados.

martes, 14 de junio de 2011

AZAROSA(MENTE)

El azar,
frecuenta estos lares
con la mirada puesta tras mi frente,
sabiendo más de lo que mi razón sugiere.

No puedo acusarlo de nada,
porque me dio la vida
y puede pedir cuentas cuando guste,
acato por las fluctuaciones,
porque todo,
debe ser un círculo embebido por la esencia
y no puedo prodigar salobres
en un camino tan largo y certero.

Me sostengo,
y ciño este collar que no me asfixia,
tengo la dureza de la roca
y el elixir de la bruma,
no quiero ni permitiré que me sorprenda,
afortunada yo,  por el azar que se permuta
y escucharé su brisa y su designio,
nada me ciega,
todo llega y permanece, modifica sus grafías
pero el lenguaje, es el mismo.

lunes, 13 de junio de 2011

TRENCADÍS

Un sol llamado Cimbras le alegró el envite de las sombras,
se acurrucó en el colinde de la portezuela de su seno
y atenuó las sales, los remedios
y el hirsuto y encrespado erizo de cristal
que acomodaba la hiel de aquel pecho.

Se licuaron las espinas y desvertebró las penas,
acrisolándose por una médula confusa
que erguía su desasosiego estupefacto.

Un sol que se esculpía entre arbotantes de dulzura
tamizaba los gajos cupulares a merced del arte,
un  haz de zenit azarosamente vertical
que seducía  témpanos inicuos
y bosquejaba  los mosaicos Gaudinianos
con latidos lúcidos y ocres
y contra-latidos índigos y desgranados.

Domingo 12

Me supera el verbo
y me limitaré a beber el aire
para no morir mientras espero,
enfáticamente demoleré mi imprenta,
agotaré el narciso que me instaura
para reponer oxígeno y anhídrido.
Cruzar mi propio pie descalzo
y verter un poco de mi labio
al vespertino azar
de lo que insta.

sábado, 11 de junio de 2011


¿Dónde estabas cuando perseguía grillos?
¿cuando el espejismo daba vuelcos?
¿y el peligro de mis días era un salto de locura?
Seguramente, probablemente,
nos cruzamos en el pensamiento,
en el linde de un renglón
de aquellos que acomodan versos,
de los que auscultaban lunas
y la luxación de los aromas.

Yo no recrimino al tiempo,
¡no!
porque sé de su sabiduría más que cuenta
y en mi certeza está
que el destiempo desatiende.

Ser el cicerone de la inopia,
no es una debilidad,
es un acto irreflexivo que supura
y se presenta en el talón de Aquiles
de lo más profundo.

Hacer de la pena epifanía
es tarea ardua cuando los capítulos
desfilan de a uno
y encontrarse en el desfiladero de los rencos
es un privilegio prodigado
aunque no se piense con las manos.

Nunca, nunca, nunca,
será plausible el naufragio
si el destino se encapricha y deshilacha,
no existe madeja de cambio,
no es laudable
y hoy me congratulo del verano.

viernes, 10 de junio de 2011


Fotografía : Carme Fuentes Ges


Yo solo pretendía estar a solas,
hacer lo que me refutaron de absurdo,
sin votos, sin implorar ilustraciones
y devenir ingrávida en el palpitar de los anillos.
Ser fruto en este invierno consentido
sin disensiones ni alborotos
me ha hecho la no roca más feliz
y digna de tu flora.

Jueves 09

Quiero estar más cerca de las nubes
y mirar como se tercian las tormentas,
crucificar el contraluz a vista de cigüeña
y visitar los pleamares de trigales
exonerando las islas,
alunizando en los mares yuxtapuestos,
serenos,
ambiciosos por ser un rostro que se rasga
con la estilete de unas  alas
que ahora sosiegan la espera,
demorando un ángelus
que se rinde en una planicie profana.
Fotgrafía: Carme Fuentes Ges



jueves, 9 de junio de 2011

No devengo de la misericordia y el llanto,
soy el embrión herbáceo
de un tendón alambicado de raíces
que se expande sin perfidia
por doquier que alumbre el verso.

miércoles, 8 de junio de 2011

"ESPÍRITUS POÉTICOS"

Es un placer para mí presentar el libro de antología:  Espíritus Poéticos donde aparece mi obra junto a la de ocho maravillosos poetas, mis agradecimientos a Mariah de la Mora espinosa a Agustín Castillo, Pavel Stev salazar, Miguel Angel Luna Mireles y a leyla Torres, por hacer posible este gran proyecto que auna las distancias desde esta cálida virtualidad.



Portada: Carme Fuentes Ges

martes, 7 de junio de 2011

YO SOLO QUIERO LO QUE QUIERO

                Quizá,
mañana,
se escanciará la placidez vertida en una rama
y me afanaré en ser el leño de un roble
y a que no se calen mis principios con el desaliento
Quiero avivarme amainando la brisa,
sin pensar en nada,
sin perder el mismo tiempo con las nadas,
las carga el diablo y se amontonan.
Quiero amotinarme sin ruido,
con guante de ganchillo
y un corsé que no quite el aliento,
ser vulnerable a lo que amo
y aprender a tener suerte bajo el brazo.

lunes, 6 de junio de 2011

Aletea el techado y se eclipsa,
se desprende de los brazos de sus muros
y mis grises se evaporan tras las dioptrías celestiales.
Hundida en el jergón ecuestre
me pienso un simulacro del nirvana,
un pasaje a la onomatopeya
que descaradamente se declara en la insurgencia.
El aire me miente en el abismo sacro,
se declama, se palpa, se ausculta
y solo necesito ver con ojos vulnerables.

domingo, 5 de junio de 2011

Para mi Amor

Quiero perderme en el inusitado envite de la noche,
en la garganta de alguna estrella que se desoriente
en el arcabuz de las sombras.
Todo por la delectación de ser un objetivo del preludio,
impavidez nodriza de mi aguardo
y espontáneamente espiritosa,
innegablemente estela de mi avecinada paz con vos.

viernes, 3 de junio de 2011


Bajo los tendales de los sauces
se iban desmigando las crisálidas,
 y antes de llegar al suelo
se volatizaban con suspiros ágiles y presurosos.
Las cascarillas salpicaban lo que se presumía de musgo,
lo que se aventuraba de hirsuto,
ataviando de color disperso las mejillas verdes de aquel lecho,
un lecho con olor a libertino y a frazada,
a primavera renca y sin complejos
estimando ser mandala  de resuellos ávidos y floreados,
un lugar, donde mudar la desnudez bajo la piel de mariposa,
una convulsión de alas sol-nacientes lustrando el aura.

Jueves 02

El desasosiego correctivo
no figura en el opúsculo de las penas,
solo existen  los momentos,
buenos o no tan buenos,
que nos hacen vulnerables o bufones
y agazapan con tribulaciones los abscesos
delinquiendo desde la mirada de veleta
pequeñas gemas que son una muestra de vida.

jueves, 2 de junio de 2011

Miércoles 01 AUTOPSIAS

 
Se han condensado los efugios al tiempo
en forma de jaculatorias tatuadas a mi espiración
y averiguan la inquietud en cada rincón de mi torso
que transpira en tonos verdes y azulados.

Es una península hacia el núcleo de mis desenlaces,
lances que transcurren por su propio hospicio,
cismáticos, intrépidos por asaltar la sima
vaciando las arterias henchidas de rocío.

Y quiero que me puncen  los silicios del deseo
con la sangría expiándome en las cuencas,
santificar mis lágrimas purpureas.

Y me consumará la suerte de la sombra, crinando el disimulo,
sin separarse ni un momento de su horma,
que ya ha dejado de ser pie para entallar las huellas.

martes, 31 de mayo de 2011

La mirada,
el disparo más certero que conozco.
Dime como miras sin palabras,
directo, sin remordimientos,
prefiero morir tras el atisbo sincero de tus ojos
a vivir en el placebo de un espejo.

Lunes 30 EL SUEÑO ETERNO

Frecuentamos los mismos nidales,
desatinados por la inercia de pupilas reincidentes,
homicidas, con la voluntad quebrada
y capaces de tornar la partitura de una aria,
en un viaje, que contemporiza rebañando las retinas
con las lisonjas de una principiante incauta.

lunes, 30 de mayo de 2011

Domingo 29 INDIGNADOS

Desde el misérrimo regaño
me sojuzgo por saber lo que no tiene casa,
lo que me embebe por gotero
con micras de sinónimos vertidos.
La  indignación es efeméride que se desvela
en la sombra de los soles sin adeudo,
los motivos desemejan,
las consecuencias conciertan
y las personas siguen siendo estando,
aunque las tiñas deshojen
con hedor a pétalo sin fondo.

sábado, 28 de mayo de 2011

VIERNES 27 CAPITULAR

Mi vida, empezó en un cambio de sentido,
un silencio trazaba tu perfil con la estación  de fondo
en ese clandestino elenco que sería partener de tantas noches;
nuestros nombres, en el anonimato de los versos
fruncían sus temores junto al hierro,
yo desde mi neto  y tú desde el andén del miedo.

Mi cuello se mostraba dócil con tus letras, con mis prisas,
se escanciaba el aire en el vaivén de tus momentos,
otro mundo ajeno,  pero próximo a mis sueños;
no sentía que mis manos cercenadas
eran aquel miembro mutilado que sentía,
que adulaba mis encantos como nunca quiso hacerlo
y cortejaba cada asomo a tus retinas
 para contemplar veredas,
madrugadas sin el tiento a las agujas.

Y el mundo se hacía más pequeño,
podía ver el vaho en el cristal de nuestro anhelo,
cauto e impulsivo por naturaleza y duende,
casto y alegórico
por desempeño del dolor y el no saber.

En el renglón de nuestro tiempo,
todo eran instantes, únicos e intransferibles,
sin miras hacia el suelo más lejano.

Sobrevivir a lo que parecía naufragado
era una locura sin ilustraciones,
con un pasado pasado y un presente atomizado,
desasosiego por el saldo de entender lo  arduo;
y desde el dintel de la distancia,
 se oía el murmullo de los trenes
tus trenes, las calandrias
y los besos anidando
en cada nube de vapor imaginario,
piel de nube engalanada de tormenta
para recibir los besos,
para dominar la espera
en el acorde de un lugar sin firmamento.

Los inviernos, pusieron hielo a los raíles,
hicieron del verano bendición para las manos,
bautizaron al lugar sin lengua,
y ajusticiaron los albores.

jueves, 26 de mayo de 2011

LA RESEÑA DE MIS OJOS

Sensorialmente emergen las voracidades del tacto,
que de tan nuestro y tan calado me asalta como un puño
con pulsaciones de latido y su genuino placer por golpearme.

Mi inconsciencia se exhibe esclava,
corolario inagotablemente fértil
que adula a mis temblores esenciales
y al trémulo parpadeo que intuye el momento,
el “cualquier momento” acertando con tu rostro,
un perfil endiabladamente humano,
una rendición para el exiguo espacio ilusorio,
alertado, purpúreo y zozobrado en un piélago dócil, en calma,
mareado por la posma del deseo retentivo,
del instante,
un instante redivivo tras el  exánime gemido del gozo,
un gozo que reconciliará mi sueño junto a mi conciencia.

miércoles, 25 de mayo de 2011

Martes 24

La brisa que armoniza los afanes
sembrados de mi conspicuo recuerdo,
es de su diseminado aliento
humedeciendo las esporas de durazno
de un cuello sumiso al verbo,
entregado por completo y sin reservas
a lo que ya tiene nombre de regreso.

martes, 24 de mayo de 2011

Lunes 24 A MI TAMBIEN ME GUSTARÍA LEER LO QUE NUNCA ESCRIBIMOS

Vaciar el aire a  mordiscos e indultar al hambre
me hace deliberar con las palabras zurcidas
y el esternón acicalado de fragmentos.

Se atormenta la dolencia de los versos que se olvidan
y los discernimientos se aposentan en el sitial del aguardo.
Y buscar en el ombligo del silencio
me hace nauta del papel doblado,
nigromante del paño sufragado por el agua
que no deja rastro en los filos.