martes, 31 de mayo de 2011

La mirada,
el disparo más certero que conozco.
Dime como miras sin palabras,
directo, sin remordimientos,
prefiero morir tras el atisbo sincero de tus ojos
a vivir en el placebo de un espejo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada