jueves, 2 de junio de 2011

Miércoles 01 AUTOPSIAS

 
Se han condensado los efugios al tiempo
en forma de jaculatorias tatuadas a mi espiración
y averiguan la inquietud en cada rincón de mi torso
que transpira en tonos verdes y azulados.

Es una península hacia el núcleo de mis desenlaces,
lances que transcurren por su propio hospicio,
cismáticos, intrépidos por asaltar la sima
vaciando las arterias henchidas de rocío.

Y quiero que me puncen  los silicios del deseo
con la sangría expiándome en las cuencas,
santificar mis lágrimas purpureas.

Y me consumará la suerte de la sombra, crinando el disimulo,
sin separarse ni un momento de su horma,
que ya ha dejado de ser pie para entallar las huellas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada