lunes, 26 de septiembre de 2011

Me acurruqué bajo el calor del párpado,
de un par de parpados o remos avizores
y me dormí enfilando un todo en blanco concurrido,
un éxodo sin más declive ni pasaje al que mostrarse.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada