lunes, 29 de agosto de 2011

Se hizo una peineta con las raspas
y las pintó bruñendo un corte limpio de su vena,
venció el presagio de su objetividad
y se derramó en la alegoría del océano.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada