lunes, 24 de octubre de 2011

Un martilleo laxo pero audaz
persigue cada paso salpicado por el suelo.
Suplican las canillas humeantes,
 se humedecen las costuras de este pantalón deshilachado
y mientras, llueve recíprocamente
entre la alcantarilla que desborda
y mi cabeza.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada