martes, 25 de octubre de 2011

Mirarme en el espejo con el disimulo
de no saber si me habré visto antes,
¿y si habré cruzado algún atisbo emoliente , entrometido?
para cerciorarme de que si que existo,
y de que si me he visto si me acuerdo,
porque no soy una alucinación encarcelada en un cristal cromado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada