viernes, 12 de agosto de 2011

Jueves 11

Mirarme en el dechado y comprender
que todo es simple,
entusiasmarme con lo absurdo
y rematar al tiempo con agujas
se convierte en homicidio
¡y es un hecho tan desnudo!
que me rindo ante lo grácil
y la sutileza de un pequeño aliento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada