sábado, 8 de octubre de 2011

He visto una lágrima tan tan de cerca que me ha dicho hasta su nombre,
privilegios de la madurez…

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada