sábado, 30 de julio de 2011

El sol se va esgrimiendo entre las flores
en un intento o grito a la sospecha,
la de un calor carente de una voz.

Un tiento a ciegas de la luz que no se entrega,
que serpentea y a menudo no se siente,
se prostituye y se adultera por defecto y por efecto
de un perfecto pacto de embriaguez.

El corazón de un universo en controversia
que impele al mundo y lo sacude sin querer
por el prurito de llegar a ser lo más oculto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada