jueves, 9 de junio de 2011

No devengo de la misericordia y el llanto,
soy el embrión herbáceo
de un tendón alambicado de raíces
que se expande sin perfidia
por doquier que alumbre el verso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada