jueves, 27 de octubre de 2011

Me despedí de los faroles, sus jactancias,
de su escafandra relucida,
de baldear alientos para conmover
y anduve el día con mis ojos de cerrar los porticones
y presumí de noche defenestrada en las mirillas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada