martes, 4 de octubre de 2011

Creo en el devengo y en la inercia
de mi propio hueste de fisonomías,
un rostro para cada prenda o vestidura,
el  gesto dadivoso y dádiva de cada poco
que resulta una magnánima proeza.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada