sábado, 19 de febrero de 2011

Sábado 18


Cuando uno es juicioso de su exigua lacra
se desmayan los arboles llorones
y se cauterizan los áureos pendientes del crepúsculo,
hoy se atajan los caminos,
se hacen verde,
se hacen sombra, de la que nunca refresca,
porque aquí no hay singulares runas de sentirse
solo destellos fusiformes de saberse.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada