sábado, 19 de febrero de 2011

FIGURAS INTRÍNSECAS Y TRANSFERIBLES XVIII

Inesperadamente fruto y labio se avivaron
sumisos en la ablución de almíbar
a forma de rocío de quilates destilados
desde lo más insondable de los apetitos carnosos
de una dulzura de casta
florecida desde un vientre generoso
como dádiva sensorial de un deseo disoluto
cuidadosamente zurcido  entre la preñez de amor
y el inexperto anochecer de los sensibles.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada