domingo, 12 de diciembre de 2010

Domingo 12 AUTOPSIA DE UN DICIEMBRE VI

Yazco en el purgatorio de los versos,
donde el remanso de la castidad destila tinta
y se remonta y atormenta entre reservas,
no se apacigua
entre frazadas huérfanas de cumbres,
pétalos de agua hilvanados con estigmas.

Me adormezco susurrando algo,
labio con labio en la almohada
y no entiendo exactamente las palabras,
quizá más tarde, cuando la sombra me adule
alzará con mi afonía castillos de marfil
que entre mis dedos diestros
serán el arte que persigo,
quizá más tarde  coseré unas alas a la lluvia
y embeberé las lunas con azules,
quizá pueda entender porqué este sueño entre la hierba,
este grito que se acalla y desfallece por un solo aliento,
espero como el que si espera,
he aquí un condición que me delata.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada