domingo, 23 de enero de 2011

SERPIENTES Y OTROS BICHOS

Estacionalmente y a su debido o clandestino tiempo
lo indisoluble se revierte en límpido,
hasta el tegumento del más necio deja ver tras sus costillas,
y  lo que reparo, me aburre,
tengo desabras remendadas a falta de cierre.

Juzgo con mi casta de hidalguía
y acrisolaré con ojeriza, me lo incumbo,
y tal vez cuando desgreñe sus canillas,
arriaré de donosura las fisuras
y haré de mi laurel un estandarte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada