jueves, 20 de enero de 2011

AFONÍAS

Pienso en ti cada segundo que me cuenta a medias
y ya no me pregunto nada,
me conformo en profesar
y no temer al sacudir tantas auroras,
pensar en la sospecha que aún sin forma
se carameliza en la garganta,
porque así lo hacemos
con las faringes ciegas
y los silencios videntes en algún rincón furtivo.

Y quiero,
hacerme hierro en el propósito tenaz de serlo
por fundición a la debilidad que a veces,
asoma su vertiginosa cola chispeante,
pero sola,
con el estoque medular a cuestas
y  rociando estirpe por la boca.

****

Ignotos en el acantilado dialecto de los mudos
departimos más allá del verbo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada