domingo, 4 de marzo de 2012

Un cajón que ya no cierra y se pregunta
un ¿para qué?
y no es que esté de vuelta,
simplemente está de paso,
 lejos de cualquier rareza
que distraiga lo que tiene más que claro,
diáfano y sin opción a réplica ni engaño.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada