martes, 10 de mayo de 2011

Lunes 09

                       Llega la noche
y como quien vive entre dos mundos y el aguardo,
con los zapatos en el umbral del ensueño
y con la actitud del que despierta sin dormirse,
me encuentro enfundada con la piel del día
y la expresión aérea de un prenda de luceros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada