domingo, 1 de mayo de 2011

Domingo 01 +

Emulo la estratagema sin batalla por ver el sol en cada incitación de un pestañeo, desde el merodeo de la misma luna perspicaz que me dio las doce cuando yo andaba descalza. Auspicio las manos anidando en el anillo de todo lo que prorrumpe en el desafío de las ganas y los racimos como arras sobre una fárfara de terciopelo, estallido de un corazón que se desgaja y te desea antropófago. Amo en la anchura y en la holgura de la inmensidad de la palabra y el encuentro que se hizo rostro exuberante cuando lo moduló el mismísimo respiro, con aquella seriedad de oficio que se empuñó en la cúspide de las gargantas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada