viernes, 15 de abril de 2011

Viernes 15 DESPERTARES

La frazada ataviada de noche, te ciñe,
circunda este universo salpicado de pequeñas muescas
y late, tímidamente, palpita,
como si no quisiera sacudir el aire que contrae su pulmón,
un pulmón que se armoniza en el romance
y se entrega a la mecánica del no pensar.

Las miradas dormitan en la astenia
atravesando nuestros párpados,
los calan hasta las cuencas
e indagan por otros páramos aparentemente sombríos,
pero se sorprenden aleteando en la excelsitud del infinito.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada