miércoles, 13 de abril de 2011

Me sorprendo con el roce de viento que se palpa cuando visto mis ojos con cendales, me relame los labios y los torna pulpa como si quisiera  consumir mis besos.
Melaza de caña en boca de un céfiro que fructifica madrigales en la sumisión de mi lengua.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada