viernes, 29 de abril de 2011

Jueves 28 LO QUE LE DIJO EL PERRO AL HUESO

El emporio es este rumor de nombres concurridos
que acuden al abrevadero para patrios,
y si llueve, puedo asomarme a sus charcas.
Separo el camino que ando del que ya está andado,
de rodillas,
dejando las tiras de mi piel celeste en el curricular vitae,
allí mismo,
entre las hendeduras del empiedre
para que todo me señale en el lugar y el escollo.
Mi enmienda es intuitiva porqué no se obrar de otra manera
y acepto su incisión y su sangría
que deja en evidencia mis ángeles de papiro
prorrogando los silencios hasta que el tiempo diga.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada