lunes, 14 de marzo de 2011

Lunes 14 APRENDIENDO

Enclavada en este centro de mi relegada cuita
me siento extrañamente acariciada por la brisa de la dicha,
completamente límpida y en celo,
por principiar lo que ya tiene brotes
en el trapecio de mi habilidad circense
por no ser más la caridad de mi alterego.

Y si la cerrazón se encubre en un auxilio ronco,
remisamente,
sabré de lo que aprendo y lo que escondo,
de mis errores haré la vocación de mis aciertos
y botaré mis sorbos contra el cuerpo transgredido,
en la efeméride de regresión del mismo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada