domingo, 29 de agosto de 2010

Domingo 29 NO ERAN SIETE

La añeja quietud no era mas que una gata senil
que arañaba los rincones para saberse felina.

Sus intuiciones la evidenciaban
y sus actos la consumían,
pensaba demasiado y cazaba pocos ratones.

Soñadora y paseante de tórtolas
se fue reconciliando en ser escaldo de guijarros,
sopa de pobres y lengua áspera
para lamerse sus no heridas y afilarse los bigotes.

2 comentarios:

  1. ¿Diríamos un "dormirse en sus laureles" del conformismo? ¿se puede una vida realmente reconciliar con la idea de ser "escaldo de guijarros/ sopa de pobres y lengua áspera"? Toda una ácida crítica social en un poema de aspecto encantador... Mafalda, ¿es necesario decir que me encanta, igual que con casi todos tus poemas? Saludos.

    CRISTIÁN

    ResponderEliminar
  2. Lo más bello en esta vida es utilizar el mayor don que nos ha sido concedido a los seres humanos: la razón.
    http://www.laciudaddelsaber.com/

    ResponderEliminar